La ceja del Rey

Tan exquisito como innecesario

Un pequeño juego histórico

Deja un comentario

Walls_of_Istanbul_06090

En ocasiones, realizo mentalmente un pequeño juego histórico. Esta pequeña diversión consiste en imaginar un acontecimiento principal, de cierta relevancia, que nos sirva para concatenar una serie de acontecimientos históricos posteriores. La única regla del juego es que el acontecimiento anterior pueda constituirse como el principal motivo de ocurrencia del acontecimiento posterior. Al igual que las piezas de dominó arrastran, en su caída, a las que están más cercanas.

Es posible que los expertos más puritanos de la Historia os comenten que un acontecimiento histórico tiene su origen en multitud de fenómenos concurrentes y por tanto, nos podemos restringirnos en un sólo evento histórico. En fin, no se puede simplificar tanto el acontecer humano y las fuerzas económicas… ¡No les hagas caso! Ellos se lo pierden, por aburridos.

Así, mi acontecimiento histórico de partida es la toma de Constantinopla (actual Estambul) por la fuerzas otomanas de Mehmed II en el año 1453. Este hecho es de tal importancia que gran parte de los historidores consideran dicho año como el punto de partida de la Eda Moderna. Cerrando los libros tochos de historia os comentaré que con la caída de Constantinopla cayó el último bastión del Imperio Romano y, por ende, el del cristianismo en el oriente próximo.

Una de las principales consecuencias de este evento histórico fue el corte de la principal vía de comunicación y de comercio entre occidente y oriente. El comercio con la India y China, principalmente, ya se conocía en época romana. Fue por esta ruta terrestre por donde paseó nuestro amigo Marco Polo. Tras la toma de Constantinopla por los otomanos; a ver quién era el cristiano que se atrevía a cruzar esta ruta.

Pero como la demanda de especies y de productos exóticos seguía subiendo, los mercaderes de toda Europa se rebanaban los sesos buscando vías alternativas. En este contexto, se sitúan las rutas marítimas portuguesas de cruzar África por el sur para llegar a las Indias y por tanto a los beneficios. Otra ruta, fue la promulgada por un tal Cristóbal Colón. Su idea consistía en cruzar todo el océano Atlántico hasta llegas a las Indias.

La siguiente pieza de dominó que cae es el descubrimiento en 1492 de America por parte de Colón; sólo porque estaban en medio de su ruta hacía las Indias. Este descubrimiento abrió las puertas del comercio mundial. Las naciones y los emprendedores del momento se dieron cuenta que con el comercio se ganaba mucho más dinero que guerreando o cultivando. El nivel de intercambio de materia prima y productos manufacturados ascendió exponencialmente en el mundo.

Tras un considerado aumento del comercio internacional, la siguiente pieza que va a caer es la revolución industrial. Así, gracias a las mejoras en las vías de comunicación y al suministro casi ilimitado de materias primas no muy costosas se dieron las circunstancias oportunas para desarrollar el fenómeno de la industrialización.

Ha llegado el momento en que el unicejo pare con una mano esta ficha de dominó. Pues este juego podría alargarse demasiado.

También comentar que la primer ficha, la toma de Constantinopla, en su movimiento de caída arrastró consigo otras fichas adyacentes como serían el cambio definitivo en el sistema de defensa de las ciudades o el fin de la influencia griega en Asia iniciado por Alejandro Magno. Pero esas fichas pertenecen a otra partida de este juego.

Foto: resto de las impresionantes murallas de Constantinopla. Fuente wikipedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s