La ceja del Rey

Tan exquisito como innecesario

¡Nada nuevo bajo el sol!

Deja un comentario

Nos desplazamos hasta el siglo XVII, España (simplifico) se encuentra en bancarrota, por meternos en guerras donde nadie nos llamaba, y con gobernantes más preocupado en huir hacía delante que en seguir una estrategia más realista. ¿Os suena de algo? Desgraciadamente, la historia siempre se repite y ,a veces, en forma de farsa como diría aquel historiador barbudo.

Duque de Lerma!Basta de chapas que rozan la demagogia! Nos situamos. Estamos bajo el reinado de Felipe III. Se trataba de un monarca, que a diferencia de su padre, no le gustaba trabajar. Así, una de sus primeras medidas fue nombrar a su amigo el duque de Lerma como valido . Por tanto, mientras Felipe III se ocupaba de grandes asuntos de estado, como cazar ciervos y jabalíes, el valido tomaba las decisiones; entre las que se encontraba el emplazamiento de la corte.

Antes de continuar con las peripecias del duque de Lerma, es necesario realizar una aclaración. La corte y , por tanto, la residencia real solían cambiar de localización con cierta frecuencia. Tradición, ya sabemos como les gustaban las tradiciones a los Austrias, que tiene su origen en la época medieval con el fin de fomentar el desarrollo económico de varias ciudades del reino. También es cierto que esta medida hacía más dificil organizar un asesinato contra el monarca.

Ya es hora de hacer entrar en escena a nuestro protagonista: el duque de Lerma. Con la excusa de la perjudicial influencia de una parte de la familia real hacía el monarca, el valido traslada la corte de Madrid a Valladolid. Eso si, no sin antes comprar a un precio muy bajo gran cantidad de propiedades en la ciudad donde pasa el Pisuerga. Al anunciar el traslado de la corte, nuestro querido duque vende dichas propiedades a un precio desorbitado a los nobles que deben acompañar al Rey a la corte.

Pero la historia no acaba aquí. Tras cinco años, las autoridades y comerciantes de Madrid sobornan al valido para que traslade de nuevo la corte a esta ciudad. Así que el duque repite la jugada de compro bajo y vendo alto.

Estos tejes y manejes eran tan descarados que hasta un Austria se daría cuenta. En fin, le terminaron atrapando. Aunque finalmente se libró ya que el “Santo Padre” le hizo cardenal y la justicia real no podía juzgar a ministros de la iglesia. Con la iglesia hemos topado y tal.

Fuente: Borja de Jorge Canaveras en el programa de radio La Rosa de los Vientos.

Foto: Cuadro “Duque de Lerma” de Juan Pantoja de la Cruz. Fuente: wikipedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s