La ceja del Rey

Tan exquisito como innecesario

Desmitificando la Reconquista española

2 comentarios

Aznar disfrazado del Cid

Todas las naciones, en un momento u otro, han necesitado recurrir de mitos fundacionales para construir una justificación de su origen o de sus posteriores conquistas territoriales. Así, existen países que utilizan el recurso del “enviado”, como Francia que recurrió a la aparición de Juana de Arcos cual instrumento divino para luchar contra la ocupación británica de parte de su territorio. Otro ejemplo es Alemania con la utilización del personaje de Arminio como adalid de la lucha contra el imperialismo romano frente a los “pobres” pueblos germanos.

Así, España también tiene los suyos propios: la Reconquista, El Cid, Wilfredo el velloso, los jueces de Castilla, Pelayo, etc. En esta entrada nos centraremos en buscar algo de verdad en los mitos que fueron edificados alrededor del mal llamado proceso de Reconquista. Por otra parte, hemos de decir que gran parte de los mismos fueron construidos o agrandados durante la dictadura de Franco. Su objetivo estaba claro: buscar ciertas simetrías entre la Reconquista medieval y la sublevación militar del 36. Dentro de la paronoica mente del dictador los moros serían sustituidos por la otra España, esa parte de la población que no se encuadraban en su ideal patriotero.

Empezamos:

1. Durante mucho tiempo la Reconquista no se vendió como una guerra de religiones ni como un choque entre civilizaciones. Sólo al final, y dentro de la corriente europea de las Cruzadas, se asimilará la Reconquista como una lucha contra el islam. Así, la reconquista sólo consistía en un mero proceso de subsistencia política y económica de unos reinos frente a otros.

Una prueba de lo anterior es que tras la muerte de Fernando III, pasarán más de dos siglos y medios para la toma del reino de Granada. Era más rentable cobrar parias al rico reino Nazarí que la toma del último reducto musulmán en la península .

2. Los musulmanas, judíos y cristianos afincados en Al-Andalus eran igual de españoles que los pobladores de los reinos cristianos norteños. En este punto, alguien podría utilizar el argumento de que fueron los musulmanes quienes invadieron la península en el año 711. Pero también es igual de cierto que los visigodos no eran más que otros invasores que llegaron tras la decadencia del Imperio Romano. Dicha civilización, los barbaros más civilizados, no era más que una casta de dirigentes que sometieron a la mayoría de una población hispano-romana con la que tenían poco que ver; antes de la llegada de los “malvados” musulmanes. Ahora es más fácil de entender como los musulmanes conquistaron casi toda la península en pocos años.

3. No se trataba de una guerra continua; con campañas militares tradicionales sucesivas en el tiempo. La reconquista se configuraba, más bien, como una guerra de desgaste. Las campañas se hacían por oleadas, de forma intermitente. Así, al llegar el buen tiempo no había nada mejor que ir de razia cerca de la frontera.

Además son innumerables las batallas en que los cristianos se aliaban con los musulmanas para luchar contra otros cristianos y viceversa.

4. Al-Andalus no siempre fue una unidad estable, ni social ni políticamente. Así, recibieron dos invasiones musulmanas de Almorávides y Almohades. Civilizaciones musulmanas de corte extremista muy diferentes a la civilización musulmana generada en el sur de la península. Al-Andalus también fue conquistada en dos ocasiones.

Así que olvidarse de la rancia idea de una Reconquista como proceso de recuperación orgullosa de la Hispania romana y visigoda desde los territorios del norte frente a los musulmanes.

En otra ocasión, escribiré sobre los mitos que rodean al Cid. Pues merece toda una entrada.

Fuente: libro de Arsenio e Ignacio Escolar “La nación inventada”.

Foto: Aznar disfrazado del Cid. Fuente: http://fcruzbello.es

Anuncios

2 pensamientos en “Desmitificando la Reconquista española

  1. Me parece una falta de respeto total a todos los que dejaron su sangre en el camino para sacar de España a los musulmanes. Alarcos, Navas de Tolosa, Valencia…. Como en todas las guerras existen intereses de todo tipo, como la decisión de Fernando III respecto a Granada, pero de ahí a decir que todo el proceso no fue con otro motivo que hechar a la morisma de España…..

    • En primer lugar, espero que no hayas utilizado la expresión “morisma” en tono despectivo.Todas las opiniones en mi blog son validas siempre que no se falte el respeto a nadie.
      Respondiendo a tu comentario, decirte que soy de aquellas personas que buscan ir más allá de los eslóganes que rodean los procesos históricos. Así, en mi opinión, la reconquista tuvo, en sus inicios, un marcado carácter militar y económico. La supervivencia de los reinos cristianos se basaba, en gran parte, en expediciones militares o en el cobro de las parias. Otro hecho, son las invasiones almorávide y almohade donde entraba en juego la conservación de lo conquistado. Sólo, al final, los jerarcas de los reinos cristianos estuvieron interesados en un reino más unitario: un sistema legislativo, un sistema económico y una religión. Barnizando de cruzada religiosa a la reconquista anterior y posterior.
      En fin, intentar explicar la reconquista, según mi entender, no es faltar el respeto a mis antepasados creo que es todo lo contrario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s