La ceja del Rey

Tan exquisito como innecesario


Deja un comentario

¡Fuerza y… error!

gladiator_2000_3

En esta entrada continuamos con la labor de desvelar y comentar los errores históricos que aparecen en algunas películas. La película elegida es: Gladiator de Ridley Scott. Antes de nada, he de reconocer que es una de mis películas favoritas además de tener una de las mejores bandas sonoras del género. Es inevitable que me quede embobado cuando la ponen en la televisión. El hecho de que sea una película trepidante y entretenidísima no quita que tenga varios errores históricos; ya sea por exigencias del guión o por puro y simple desconocimiento. Lo cortés no quita lo valiente.

Empezamos:

1. Contexto histórico: según el comienzo de la película, nos encontramos en el año 180 D.C, bajo el gobierno del emperador Marco Aurelio. Este emperador existió además es cierto que tuvo un hijo de nombre Cómodo que sentía una pasión desenfrenada por el circo y la lucha con las fieras. Las malas lenguas comentan que su verdadero padre era un gladiador. Hasta aquí llegaron las semejanzas. Marco Aurelio nunca pensó “devolver” el poder al Senado ni volver a la República. La verdad histórica es menos espectacular: un día antes de morir en Viena, mientras luchaba contra los germanos, presentó a Cómodo como nuevo emperador a las tropas y se volvió a la cama.

¿Murió Cómodo en la arena del Circo mientras luchaba contra un gladiador? Ni mucho menos. La muerte de este pendenciero, poco escrupuloso y vividor personaje fue más normal para un emperador: murió envenenado por su amante cristiana.

2. Estrategia militar: la batalla inicial en la Germanía es trepidante pero un despropósito desde el punto de vista de estrategia militar. No se entiende que realices un movimiento envolvente por la retaguardia con caballería en una zona boscosa pues sería fácilmente neutralizada. Tampoco es muy lógico que utilices catapultas y ballestas, cual artillería moderna, para atacar a los desprotegidos germanos. Estos instrumentos se utilizaban, en la mayoria de los casos, para tomar fortalezas y fortificaciones. Por último, ¡Menudo desastre de infantería romana! Todos los soldados romanos desperdigados por el campo de batalla. No tiene mucho sentido pues la ventaja de la legión romana frente a sus oponentes es su lucha compacta y solidaria; con compañeros de refresco cerca y filas muy cerradas. En fin, no sé cómo ganaron esa batalla.

3. A lo largo de la película nos venden la idea de un senado romano como garante de la libertad e intereses del pueblo de Roma. ¡Menuda barbaridad! El Senado sólo representaba los intereses de los patricios terratenientes y de algunos caballeros venidos a más. Si existía alguna institución romana que defendiera los derechos del pueblo era el tribuno de la plebe. Recordad que en Roma no existía la democracia sólo, en sus mejores épocas, un equilibrio de poder.

4. Disparates varios:

– Un senador, que aparece en el film, comenta que Roma fue fundada como una república ¿Dónde estudió historia ese culto senador? Roma antes de ser un república fue una monarquía.

– Al encontrar Máximo a su mujer e hijos muertos (¿spoiler?), los entierra. ¡Error! Era costumbre entre los romanos no cristianos incinerar a sus cadáveres.

– Atravesar casi todo el Imperio, de Germanía a Mérida, en dos días y con dos caballos. sin comentarios.

Fuentes: libro historia de Roma del gran Indro Montanelli.

Foto: fuente www.dbcovers.com.

Anuncios


Deja un comentario

¡Nada nuevo bajo el sol!

Nos desplazamos hasta el siglo XVII, España (simplifico) se encuentra en bancarrota, por meternos en guerras donde nadie nos llamaba, y con gobernantes más preocupado en huir hacía delante que en seguir una estrategia más realista. ¿Os suena de algo? Desgraciadamente, la historia siempre se repite y ,a veces, en forma de farsa como diría aquel historiador barbudo.

Duque de Lerma!Basta de chapas que rozan la demagogia! Nos situamos. Estamos bajo el reinado de Felipe III. Se trataba de un monarca, que a diferencia de su padre, no le gustaba trabajar. Así, una de sus primeras medidas fue nombrar a su amigo el duque de Lerma como valido . Por tanto, mientras Felipe III se ocupaba de grandes asuntos de estado, como cazar ciervos y jabalíes, el valido tomaba las decisiones; entre las que se encontraba el emplazamiento de la corte.

Antes de continuar con las peripecias del duque de Lerma, es necesario realizar una aclaración. La corte y , por tanto, la residencia real solían cambiar de localización con cierta frecuencia. Tradición, ya sabemos como les gustaban las tradiciones a los Austrias, que tiene su origen en la época medieval con el fin de fomentar el desarrollo económico de varias ciudades del reino. También es cierto que esta medida hacía más dificil organizar un asesinato contra el monarca.

Ya es hora de hacer entrar en escena a nuestro protagonista: el duque de Lerma. Con la excusa de la perjudicial influencia de una parte de la familia real hacía el monarca, el valido traslada la corte de Madrid a Valladolid. Eso si, no sin antes comprar a un precio muy bajo gran cantidad de propiedades en la ciudad donde pasa el Pisuerga. Al anunciar el traslado de la corte, nuestro querido duque vende dichas propiedades a un precio desorbitado a los nobles que deben acompañar al Rey a la corte.

Pero la historia no acaba aquí. Tras cinco años, las autoridades y comerciantes de Madrid sobornan al valido para que traslade de nuevo la corte a esta ciudad. Así que el duque repite la jugada de compro bajo y vendo alto.

Estos tejes y manejes eran tan descarados que hasta un Austria se daría cuenta. En fin, le terminaron atrapando. Aunque finalmente se libró ya que el “Santo Padre” le hizo cardenal y la justicia real no podía juzgar a ministros de la iglesia. Con la iglesia hemos topado y tal.

Fuente: Borja de Jorge Canaveras en el programa de radio La Rosa de los Vientos.

Foto: Cuadro “Duque de Lerma” de Juan Pantoja de la Cruz. Fuente: wikipedia.


2 comentarios

Desmitificando la Reconquista española

Aznar disfrazado del Cid

Todas las naciones, en un momento u otro, han necesitado recurrir de mitos fundacionales para construir una justificación de su origen o de sus posteriores conquistas territoriales. Así, existen países que utilizan el recurso del “enviado”, como Francia que recurrió a la aparición de Juana de Arcos cual instrumento divino para luchar contra la ocupación británica de parte de su territorio. Otro ejemplo es Alemania con la utilización del personaje de Arminio como adalid de la lucha contra el imperialismo romano frente a los “pobres” pueblos germanos.

Así, España también tiene los suyos propios: la Reconquista, El Cid, Wilfredo el velloso, los jueces de Castilla, Pelayo, etc. En esta entrada nos centraremos en buscar algo de verdad en los mitos que fueron edificados alrededor del mal llamado proceso de Reconquista. Por otra parte, hemos de decir que gran parte de los mismos fueron construidos o agrandados durante la dictadura de Franco. Su objetivo estaba claro: buscar ciertas simetrías entre la Reconquista medieval y la sublevación militar del 36. Dentro de la paronoica mente del dictador los moros serían sustituidos por la otra España, esa parte de la población que no se encuadraban en su ideal patriotero.

Empezamos:

1. Durante mucho tiempo la Reconquista no se vendió como una guerra de religiones ni como un choque entre civilizaciones. Sólo al final, y dentro de la corriente europea de las Cruzadas, se asimilará la Reconquista como una lucha contra el islam. Así, la reconquista sólo consistía en un mero proceso de subsistencia política y económica de unos reinos frente a otros.

Una prueba de lo anterior es que tras la muerte de Fernando III, pasarán más de dos siglos y medios para la toma del reino de Granada. Era más rentable cobrar parias al rico reino Nazarí que la toma del último reducto musulmán en la península .

2. Los musulmanas, judíos y cristianos afincados en Al-Andalus eran igual de españoles que los pobladores de los reinos cristianos norteños. En este punto, alguien podría utilizar el argumento de que fueron los musulmanes quienes invadieron la península en el año 711. Pero también es igual de cierto que los visigodos no eran más que otros invasores que llegaron tras la decadencia del Imperio Romano. Dicha civilización, los barbaros más civilizados, no era más que una casta de dirigentes que sometieron a la mayoría de una población hispano-romana con la que tenían poco que ver; antes de la llegada de los “malvados” musulmanes. Ahora es más fácil de entender como los musulmanes conquistaron casi toda la península en pocos años.

3. No se trataba de una guerra continua; con campañas militares tradicionales sucesivas en el tiempo. La reconquista se configuraba, más bien, como una guerra de desgaste. Las campañas se hacían por oleadas, de forma intermitente. Así, al llegar el buen tiempo no había nada mejor que ir de razia cerca de la frontera.

Además son innumerables las batallas en que los cristianos se aliaban con los musulmanas para luchar contra otros cristianos y viceversa.

4. Al-Andalus no siempre fue una unidad estable, ni social ni políticamente. Así, recibieron dos invasiones musulmanas de Almorávides y Almohades. Civilizaciones musulmanas de corte extremista muy diferentes a la civilización musulmana generada en el sur de la península. Al-Andalus también fue conquistada en dos ocasiones.

Así que olvidarse de la rancia idea de una Reconquista como proceso de recuperación orgullosa de la Hispania romana y visigoda desde los territorios del norte frente a los musulmanes.

En otra ocasión, escribiré sobre los mitos que rodean al Cid. Pues merece toda una entrada.

Fuente: libro de Arsenio e Ignacio Escolar “La nación inventada”.

Foto: Aznar disfrazado del Cid. Fuente: http://fcruzbello.es


2 comentarios

¡Al rico castellano!

Kuchenmaistrey

Hoy el unicejo os va a explicar como cocinar una nueva lengua: el castellano. Una receta rica, rica y con fundamento:

Primero, cocemos una base de latín utilizada por gente bruta y poco culta. Es el ingrediente principal y se hace a base de personas rurales que pastorean más que cultivan pero que , por encima de todo, hacen la guerra.

Después en un bol aparte, sustituimos las diez consonantes del latín por sólo cinco pero con acentos de intensidad. Ahora ya es hora de echar, sin miedo, las preposiciones. En ningún caso, utilizar las complicadas declinaciones latinas.

Ahora echamos esta mezcla en la base del principio pero de forma bien ordenada: primero el sujeto, después el verbo y, al final, los complementos. Notarán que así es más fácil de digerir que el hipérbaton del latín literario.

Ya podemos dejar que repose pero sin olvidar añadir, cada poco tiempo, términos de origen vasco, palabras griegas y germanas. Cuando ya esté listo, se le añade una buena capa de palabras de origen árabe.

¡Listo!

Notarán en su boca sonidos fuertes y vibrantes, con erres casi impronunciables. Un sabor a sonidos que se generan como carraspeos en el fin de la garganta.

¡Buen provecho!

Dedicado a una amigaza que sería capaz de iniciar una guerra por una coma mal puesta.

Fuente: Arsenio e Ignacio Escolar en el libro “La nación inventada”.

Foto: fuente Wikipedia.


Deja un comentario

¡Esparta te necesita!

300

¿Temes al incierto futuro que les espera a tus hijos? Tras los continuos recortes en educación y en sanidad no es para menos. No te preocupes, tus descendientes siempre tendrán un futuro asegurado como uno de nuestros hoplitas espartanos, el mejor soldado de su tiempo. Los futuros guerreros espartanos recibirán una educación basadas en los principios de la nobleza, la austeridad y la rigurosidad.

Antes de nada, será necesario explicar nuestro sacrificado pero glorioso origen. Los auténticos espartanos somos descendientes de los primigenios dorios que llegaron a esta dura tierra, Laconia, sobre el 1.100 A.C. Al llegar a este territorio, mis antepasados se encontraron con una tierra agreste, seca y un clima endemoniado además de unos primitivos grupos indígenas. Así, ante un territorio muy hostil y rodeado de enemigos, elegimos la única vía razonable: la supervivencia. Sometimos a los indígenas, convirtiéndolos en esclavos o ilotas, que se encargarían de cultivar la tierra. Nosotros seríamos una fuerza militar única con el fin de defender a Esparta de la posible sublevación de los ilotas y de las traicioneras ciudades griegas de alrededor.

En primer lugar, sólo admitimos a los niños varones que no tienen ningún tipo de defecto físico o psíquico. Al resto de los vástagos de la ciudad los arrojamos desde lo alto del monte Taigeto. La ciudad de Esparta no se puede permitir mantener a individuos que no sean capaces defender a la ciudad de sus numerosos enemigos.

Hasta los siete años, vuestros niños serán libres de corretear por las calles de Esparta y de jugar. Pero a partir de esa edad, el niño nos pertenece. Tu hijo tendrá el honor de ser entrenado para convertirse en un auténtico hoplita o soldado espartano. Así, el entrenamiento dura hasta la edad de 20 años. Pero antes de ser considerado un auténtico soladado deberá pasar una prueba: cazar a un ilota. Soltamos a unos cuantos esclavos y aquellos muchachos que den caza y maten a uno de ellos, entrarán a formar parte del ejercito espartano. !Cómo se lo pasan los chavales en esta cacería humana!

El servicio en la milicia dura 40 años. Formando parte del ejercito espartano vuestros niños tendrán la oportunidad de conoces nuevos lugares y a gentes de varias procedencias; otro cosa es que la mayoría acaben descuartizadas. Una vez que el soldado llegue a los 60 años es desmovilizado y puede entrar a formara parte del Senado, ser magistrado de una institución pública o futuro maestro de armas. No os voy a engañar: pocos llegan a esa edad. Nuestra ciudad es muy exigente con sus habitantes.

En cuanto al entrenamiento, podemos decir que sólo existe una palabra para definirlo: jodido.

Los alumnos vivirán en colectividad: dormirán, comerán y entrenerán siempre en grupo. El objetivo es crear lazos de sangre ente los futuros soldados espartanos. Agradecerás, en el futuro, que su hijo esté luchando cerca de un hermano de sangre. Al final del período de preparación un espartano siempre le debe algo a otro.

La alimentación proporcionada será claramente insuficiente. El alumno deberá tener la suficiente austicia e inteligencia para proveerse de alimentos suplementarios. Además, el muchacho debe evitar que el profesor le sorprenda robando pues, en caso contrario, será sometido a un duro castigo. Tuvimos un alumno que al ser pillado robando un zorro, se lo metió en la túnica y estuvo dispuesto a que este “dulce” animal se comiera su estomago antes de confesar su falta.

El programa de estudio es bastante sencillo: enseñamos el uso de las armas (espada, lanza y escudo), algo de estrategia militar y un poco de letras, lo justo para evitar que un ateniense afeminado le engañe.

Casi se me olvida, nada de este completo entrenamiento te costará un euro.

¿Estás interesado?

Fuente: pasajes de la historia de Juan Antonio Cebrián.

Foto: escena de la película 300. Filmaffinity.


Deja un comentario

¿Por qué a los madrileños se les llama gatos?

Madrid. Fiestas de San Isidro. Chulapos

El origen de este apodo proviene del momento de la conquista de Magerit, la actual Madrid, a los musulmanes por parte del Rey cristiano Alfonso VI a finales del siglo XI.

En esa época, Madrid estaba lejos de ser la cosmopolita ciudad de la actualidad. Era una simple fortaleza ubicada en los actuales terrenos del Palacio Real. La manera que se le ocurrió al Rey de tomar la fortaleza musulmana sería escalar las murallas de noche, matar a los centinelas y abrir las puertas situadas en la muralla. Así, cuentan que el Rey, viendo escalar a los intrépidos guerreros, comentó: “míralos, parecen gatos”.

Al final, se tomó la fortaleza por las tropas castellanaleonesas.

Fuente: libro “La Nación Inventada” de Arsenio e Ignacio Escolar.

Foto: Wikipedia.