La ceja del Rey

Tan exquisito como innecesario

Origen de la principal escisión del Islam

Deja un comentario

En nuestro entorno por el que nos desenvolvemos, con más o menos soltura, la idea de un cristianismo dividido en varias ramas como la apostólica romana, el protestantismo o la religión ortodoxa es bastante conocida y asumida. ¡Ya nos vale, tras 2.000 años de luchas!

Pero esta idea no está igual de extendida para el resto de las religiones. En el caso que nos ocupa, el Islam, desde nuestra perspectiva, nos encontraríamos con un grupo de fieles unidos y pertenecientes a una religión sin fisuras ni escisiones. Pero la realidad es muy diferente.

En esta entrada intentaremos dar una visión general del origen de la principal escisión del Islam (entre suníes y chiíes) además de un comentario sobre las características definitorias de estas dos ramas doctrinales.


Fragmento del Corán
La base de la ruptura es producto de la idea de quién debía ser el sucesor del Profeta Mahoma en la dirección y jefatura de los creyentes.

Mahoma, al morir no designo ningún sucesor ni dejó método alguno para su designación. De todos modos, la comunidad de creyentes designó a Abu Bakr (suegro del profeta) como Califa. Las funciones del Califa eran la dirección de la comunidad y la interpretación del Corán además de los dichos y actuaciones de Mahoma. Tras la muerte de este primer Califa le sucederían: Umar, Uthmán y Alí.

Alí, primo y yerno de Mahoma, fue acusado de la muerte del Califa anterior, Uthmán, por una parte de la comunidad musulmana entre los que se encontraba Muawiya, gobernador en Siria. En este estado de cosas, el enfrentamiento militar entre el Califa Alí y Muawiya fue inevitable. El combate se encontraba tremendamente igualado así que acordaron que fuera un comité de árbitros los encargados de decidir . Así, los árbitros decidieron que las reivindicaciones de Muawiya eran legítimas y que, por tanto, Alí debía renunciar al Califato. Ante esta situación, Muawiya fue proclamado Califa mientras que Alí trato de mantenerse como Califa en la parte del territorio que controlaba. Así, los seguidores de Alí (apartir de ahora chiíes) no reconocerían a los sucesores de la dinastia de Califas sucesores de Muawiya. Para los chiítas, los legitimos sucesores del Profeta eran los descendientes de Alí y Fátima (hija de Mahoma): desde Hassan y Husein en adelante.

A partir de esta escisión, originada por la idea de quién debía ser el sucesor de Mahoma, surgieron las desavenencias doctrinales. Así, para la comunidad chiíta el Califa no sólo debe realizar la función de dirección de los creyentes además tiene la capacidad de desvelar el contenido oculto del Corán y sus enseñanzas, por tanto, deben ser piedra angular para la creencia de la comunidad musulmana.

A su vez, el chiísmo se escindido en dos ramas: ismailitas y duodecimanos. Ruptura surgida por el seguimiento de diferentes líneas sucesoras de los Imanes.

Fuente: libro “Introducción a la historia del mundo islámico” de Bernabé López García y Fernando Bravo López. Además de la conferencia sobre Saladino de Mercedes García-Arernal.

Foto: fragmento del Corán. Wikipedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s