La ceja del Rey

Tan exquisito como innecesario


Deja un comentario

Así se construye una nación

Los Comuneros de Castilla en el Patíbulo

Nos encontramos en pleno proceso de “Reconquista” en la península ibérica por parte de los cristianos norteños frente a los habitantes de Al-Andalus. Ante las sucesivas conquistas de territorios a los musulmanes, los jerarcas del reino castellano tenían que solventar el problema de llenar de población estos nuevos territorios. Así se producen, a lo largo de los siglos, sucesivas repoblaciones, cada una con su carácter. Serán las características definitorias de estos movimientos migratorios las que marcarán la distribución de tierras y, en gran medida, el sistema político en la España futura.

1ª Repoblación sobre el siglo IX: se tratan de campesinos de los montes cantábricos que huyen de la prepotente nobleza asturleonesa y de los mozárabes (cristianos) que huyen, a su vez, de Al-Andalús. Este grupo heterogéneo de personas se instaran en los territorios adyacentes al río Duero. El proceso de ocupación sigue el principio jurídico tan común “del primero que llegué para él”. Estos primeros repobladores se organizan mediante una institución de carácter militar llamada Alfoz. El poder militar de los dirigentes de Al-Andalus es suficientemente fuerte aún. Ahora, los nuevos territorios dependen de un castillo gobernado por un tenente, cuya autoridad estaba subordinada al conde del lugar que debía supuesta obediencia al rey de Castilla. Los ciudadanos, como vemos, no tenían nada que decir.

2ª Repoblación alrededor del siglo XI que se produce entre el Duero y el Sistema Central. Esta repoblación fue bastante diferente. Nacen las comunidades de villa y tierra, cada una de ellas, gobernadas por un concejo, elegido entre sus habitantes. Además las comunidades más importantes también tenían derecho a tener su propio fuero: documento donde se regula el régimen de libertades, impuestos y, en definitiva, toda su vida local. Su grado de autonomía llegaba incluso tener potestad en la administración de Justicia. Tal es el grado de libertad y autogobierno que algunos historiadores lo consideran auténticas repúblicas democráticas y populares.

3ª Repoblación a finales del siglo XI por tierras de las actuales Castilla-La Mancha y Extremadura. Volvemos a cambiar el signo de la ocupación. En este proceso migratorio se transmiten la mayoría de las tierras a los nobles y a los miembros de las ordenes militares nacionales. ¿Os empieza a sonar de algo?

4ª Repoblación, desde la primera mitad del siglo XIII hasta 1492 con la conquista total del Reino musulmán de Granada, en los territorios de las actuales Murcia y Andalucía. En esta última gran repoblación, grandes superficies de terrenos fueron adjudicados a las grandes casa nobles, la iglesia y las ordenes militares. A modo de ejemplo, el hermano de Fernando III recibió: 30.000 olivos, 120 almaizales de viña, higueras suficientes para recoger al año 1000 serás de higos, 50 casas, 12 molinos de aceites y 8 huertas además de 30 yugadas de tierra. Después nos quejamos de los actuales procesos privatizadores de los gobiernos.

En fin, con el paso del tiempo, el sueño de construir un Estado de ciudadanos más que de subditos se va desvaneciendo. Así, los pequeños islotes de libertad y autogobierno existentes en Castilla son liquidados por sucesivos reyes con el vaciado de poder de los concejos de las villas a favor de la burocracia nombrada y dependiente de la autoridad real. El último canto de libertad podría ser la Revolución Comunera durante el siglo XVI. Pero esa, es otra historia.

Así se construye una nación. Otra oportunidad pérdida de construir un país diferente.

Fuente: Libro “La Nación Inventada” de Arsenio e Ignacio Escolar.

Foto: “Los Comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el Patíbulo”, Antonio Gisbert, 1860. Wikipedia.


1 comentario

El origen, no tan mítico, de la bandera de España

Estamos en unos tiempos de muchas manifestaciones: reclamación de independencia, reafirmación de la identidad “patriotera”, contra la política de los gobiernos locales, autonómicos o nacionales, etc. En este tipo de actos siempre hay lugares comunes como el hombre del megáfono, canciones con rimas pegadizas, el del sindicato y las banderas tanto la constitucional como la republicana. Pero, ¿Cuál es el origen de estas dos banderas?

Una de las principales funciones de las banderas de las naciones era, en el edad moderna, identificar a los barcos militares y comerciales. Así, la bandera utilizada por la armada española era una simple tela blanca con el escudo de los Borbones. Bandera sobria a la par que inútil, así no había nadie quien identificara la nacionalidad del barco desde cierta distancia. Por otra parte, también se tendía a confundir con la bandera de otras naciones donde reinaban la casa real de los Borbones.

En estás que llego el rey Carlos III, posiblemente el Borbón menos inútil, a España procedente de Italia. Entre las numerosas reformas que acometió desde su torre de marfil , ya sabéis: todo para el pueblo pero sin el pueblo, se encontraba cambiar la bandera de España. Pero ¿Cómo hacerlo?. Así, cuando no se te ocurre nada mejor lo mejor es convocar un concurso con el objetivo de presentar varias alternativas. En fin, no es necesario decir cual fue la opción ganadora ¿No es sospechoso que la bandera actual no parezca un mero recorte de la bandera de la antigua Corona de Aragón? Parece que nuestro querido ganador, ese día se levantó con pocas ganas de trabajar: control c+ control v+ herramienta de recortar.

Por tanto, olvidarse de orígenes mitificados de la bandera española. Nada del estilo: el rojo y el amarillo representan la sangre y el oro de las Américas. El rojo y el amarillo son colores que se ven muy bien desde lejos, simplemente.

En cuanto a la bandera repúblicana, es sólo una versión adaptada de la clásica bandera española. En este caso, se ha cambiado el color rojo de una de las franjas por el morado (color tradicional de Castilla) además de quitar la corona del escudo.


Deja un comentario

Origen de la principal escisión del Islam

En nuestro entorno por el que nos desenvolvemos, con más o menos soltura, la idea de un cristianismo dividido en varias ramas como la apostólica romana, el protestantismo o la religión ortodoxa es bastante conocida y asumida. ¡Ya nos vale, tras 2.000 años de luchas!

Pero esta idea no está igual de extendida para el resto de las religiones. En el caso que nos ocupa, el Islam, desde nuestra perspectiva, nos encontraríamos con un grupo de fieles unidos y pertenecientes a una religión sin fisuras ni escisiones. Pero la realidad es muy diferente.

En esta entrada intentaremos dar una visión general del origen de la principal escisión del Islam (entre suníes y chiíes) además de un comentario sobre las características definitorias de estas dos ramas doctrinales.


Fragmento del Corán
La base de la ruptura es producto de la idea de quién debía ser el sucesor del Profeta Mahoma en la dirección y jefatura de los creyentes.

Mahoma, al morir no designo ningún sucesor ni dejó método alguno para su designación. De todos modos, la comunidad de creyentes designó a Abu Bakr (suegro del profeta) como Califa. Las funciones del Califa eran la dirección de la comunidad y la interpretación del Corán además de los dichos y actuaciones de Mahoma. Tras la muerte de este primer Califa le sucederían: Umar, Uthmán y Alí.

Alí, primo y yerno de Mahoma, fue acusado de la muerte del Califa anterior, Uthmán, por una parte de la comunidad musulmana entre los que se encontraba Muawiya, gobernador en Siria. En este estado de cosas, el enfrentamiento militar entre el Califa Alí y Muawiya fue inevitable. El combate se encontraba tremendamente igualado así que acordaron que fuera un comité de árbitros los encargados de decidir . Así, los árbitros decidieron que las reivindicaciones de Muawiya eran legítimas y que, por tanto, Alí debía renunciar al Califato. Ante esta situación, Muawiya fue proclamado Califa mientras que Alí trato de mantenerse como Califa en la parte del territorio que controlaba. Así, los seguidores de Alí (apartir de ahora chiíes) no reconocerían a los sucesores de la dinastia de Califas sucesores de Muawiya. Para los chiítas, los legitimos sucesores del Profeta eran los descendientes de Alí y Fátima (hija de Mahoma): desde Hassan y Husein en adelante.

A partir de esta escisión, originada por la idea de quién debía ser el sucesor de Mahoma, surgieron las desavenencias doctrinales. Así, para la comunidad chiíta el Califa no sólo debe realizar la función de dirección de los creyentes además tiene la capacidad de desvelar el contenido oculto del Corán y sus enseñanzas, por tanto, deben ser piedra angular para la creencia de la comunidad musulmana.

A su vez, el chiísmo se escindido en dos ramas: ismailitas y duodecimanos. Ruptura surgida por el seguimiento de diferentes líneas sucesoras de los Imanes.

Fuente: libro “Introducción a la historia del mundo islámico” de Bernabé López García y Fernando Bravo López. Además de la conferencia sobre Saladino de Mercedes García-Arernal.

Foto: fragmento del Corán. Wikipedia.


4 comentarios

¡Por Tutatis!

Asterix y Obelix al servicio de la reina

El otro día paseando por mi ciudad me encontré con este póster de la nueva película de Astérix y Obélix; casi me desmayo, de la impresión, al encontrar numerosos errores históricos en el mismo. Tras recuperarme del susto; al instante pensé compartir este juego, al estilo de busque las sietes diferencias, con los seguidores del blog.

Una aclaración: no desconozco al público que va dirigido esta clase de película y no voy a ser yo quien hable de la importancia de la educación en la juventud y todas esas mierdas. Mi crítica va dirigida a la simple pereza de los guionistas y en, cierto modo, su indecencia frente a la verdad de la realidad histórica.

En base a mis lecturas de este maravilloso cómic establezco que la época de vivencia de nuestros amigos galos estaba cercana al suceso histórico de la conquista de la Galia por parte de Julio César alrededor de los años 58 y 51 A.C.

Ya es hora de que nos gotee gustosos los colmillos:

1. Observo asombrado como en el cartel de la película aparecen algo parecido a vikingos. ¿Vikingos en el siglo I A.C? Los vikingos no llegan hasta las costas de la actual Gran Bretaña hasta finales del siglo VIII D.C. Así que estos supuestos vikingos llegaron con casi 900 años de adelanto.

2. Estos “proto-vikingos” llevan en su cabeza sendos cascos con dos impresionantes cuernos cada uno. Es un error bastante frecuente referenciar a los vikingos con este tipo de cascos pero es mentira. Los vikingos nunca llevaron esta clase de “sombreros” con cuernos. Todo empezó con una opera de cierto éxito que asimiló esta indumentaria con mis pobres vikingos.

3. En el fondo de este cómico póster, se puede apreciar la bandera de Gran Bretaña, la Union Jack. Esta preciosa bandera es resultado de la unión de los santos patronos de Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte que junto con Gales forman el país conocido como Gran Bretaña. La versión definitiva de esta bandera no apareció hasta 1801. !Qué visión de futuro de estos galos! Me gustaría saber qué clase de droga vertían en la pócima.

4. El remate de los despropósitos es ver a Catherine Deneuve como Reina de Gran Bretaña en el siglo I A.C. Sólo un dato: hasta el siglo X D.C. no surgió algo parecido al reino de Inglaterra y eso si somos muy optimistas con los cálculos.

5. A la izquierda de la veterana actriz francesa veo un personaje vistiendo un traje típico escoces y un ridículo gorro francés; debe ser el secundario gracioso de toda esta clase de películas. En la época de Julio César, el territorio hoy conocido como Escocia estaba habitado por los pictos (se pintaban el cuerpo de azul ante de las batallas) y los escotos. Os aseguro que estas tribus eran de todo menos graciosas y simpáticas. Así lo atestigua el Muro de Adriano.

¿Encontráis vosotros algún error histórico más? Espero vuestros comentarios.

Foto: página web de moviedick.com.